La Logia Lautaro de Buenos Aires fue la primera filial establecida en América. Esta sociedad secreta fue creada en 1812, por José de San Martín, Carlos María de Alvear, y Julián Álvarez. Su principal objetivo era
luchar para lograr la independencia continental, triunfando en el plano militar, y haciendo que la política siguiera ese objetivo básico.

La revolución de 1812 tuvo protagonismo militar, con la intervención de los Granaderos y Arribeños al mando de San Martín y Alvear y tuvo intervención de las logias masónicas que, a partir de ese momento, se constituyeron en gran fuente de poder.

Los hechos se originan en realidad en Cádiz, donde la actividad de las logias masónicas fueron un polo de atracción para los jóvenes militares que veían en Francia al enemigo principal de España. Allí es donde toma importancia la influencia de los masones británicos, aliados necesarios para la lucha contra los “afrancesados” y contra el absolutismo borbón.

Este es el origen de la adhesión de San Martín a los Caballeros Racionales, logia de Cádiz, y luego la subordinación a la Gran Reunión Americana de Londres, que se desarrolló en las casas de Andrés Bello y Luís López Méndez.

Esta reunión auspició y promovió el viaje del núcleo de militares que llegó en la fragata “Canning” a Buenos Aires. Entre ellos se encontraban San Martín, Alvear y José Matías Zapiola.

El 8 de octubre aseguró el gobierno a la influencia del grupo masón, el que a partir de la Logia Lautaro dominó por períodos intermitentes las riendas del poder. De todas maneras, el único líder que se mantuvo fiel al objetivo inicial fue San Martín.

El mismo nombre de Lautaro implicaba, en código masón, el destino final: la expedición libertadora a Chile. (Lautaro es el héroe nativo del poema “La Araucana” donde Alonso de Ercilla y Zuñiga relata la conquista de los territorios chilenos en el siglo XVI).

Este era el paso inicial para atacar Lima, corazón del poder realista, plan que San Martín traía desde Londres.

Sin embargo, después del 8 de octubre éste se desilusionó ante la inexplicable demora de la declaración de la Independencia por parte del gobierno de la logia. Con la caída de Alvear y la asunción después de otro masón, Juan Martín de Pueyrredón.

Sin embargo, su desobediencia a las órdenes de la logia de Buenos Aires en 1819 – que le urgía a volver con su ejército para defender al gobierno – lo sumió en la situación embarazosa que debió soportar hasta concluir su campaña en el Perú y que determinó su renunciamiento en Guayaquil.

San Martín se fue a Europa en 1824.

Miembros

• José de San Martín
• Carlos María de Alvear
• José Matias Zapiola
• Ramón Eduardo de Anchoris
• Bernardo de Monteagudo
• Juan Martín de Pueyrredón
• Antonio Alvarez Jonte
• Nicolás Rodríguez Peña
• Julián Alvarez

enlace